Esta es, probablemente, la escena más famosa en la que hemos podido ver desnuda a la actriz Kira Miró.