Hace años pudimos disfrutar de este interesante descuido de Miriam Sánchez en el programa Mujeres y hombres y viceversa