Fue famoso este descuido que tuvo la presentadora zaragozana Adriana Abenia en una presentación.