Una de esas escenas en las que no hemos podido ver a Blanca Suárez desnuda pero que sin embargo permanecen en la retina de muchos de sus seguidores españoles.