Una de las escenas más icónicas de la actriz madrileña Blanca Suárez, esta en la que aparece quedándose en sujetador en la serie El internado.